La página científica de Ricardo Quit

Pasado Mañana

El día después de mañana - 30 Rock Las lenguas modernas indican, que nuestros abuelos decían: “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy” la verdad es que a la fecha lo seguimos diciendo y algunos mas osados incluso le ponen kilátes o divisas “Time is Money”.

Hoy martes tenia que sacar la basura pero no lo hice porque estaba lloviendo, no podré hacerlo hasta el jueves, es decir “El día después de mañana”, así que por el momento no contribuí con mi parte para la estación de transferencia intermunicipal y mucho menos para el relleno sanitario o nuestros queridos amigos recicladores.


Mientras llueve me entretengo con un cafecito y los anuncios de la tele, que siguen diciendo barbaridades como “…su formula activa descompone el cloro en sus elementos principales, para darle mayor blancura a tu ropa…” y yo pensando que el cloro (del griego, verdoso) ya era un elemento perteneciente a la tabla periódica desde 1810 que Humphry Davy lo bautizó y puso ahí.

Condenado cloro, tan sencillo que lo comemos a diario y tan letal que nos mata en segundos. Por algo es considerado incipiente arma química de la primera guerra mundial; al cloro con el sodio (Cloruro de Sodio) le llamamos Sal y hasta este momento es el único mineral que comemos en su estado natural, luego me presumirán los que dicen que comen oro para las arrugas.

Algunos compuestos de Cloro, Fluor y Carbono (CFC’s pá los cuates) al llegar a la atmósfera producen monóxido de cloro y este a su vez le quita un oxigeno al Ozono (O3), trasformando la famosa capa, en una linda coladerita biatómica de Oxigeno a 25 kilómetros de altura, que deja pasar los rayos ultravioleta, provocando cáncer de piel y menor rendimiento de los cultivos. Y si no me creen consulten la Revista Nature en su numero de junio de 1974 o pídanle al Director de este suplemento ALEPH les presente al autor que en 1995 gano junto a un gringo y un alemán el premio Nóbel de química por decirnos con la “Teoría del agotamiento de ozono por CFC’s” que ¡nos estamos acabando el mundo!

Si se les hace mucho 21 años para darles crédito, consideren que fue hasta 1985 que solo 49 países de la ONU firmaron el protocolo de Montreal para dejar de producir CFC’s antes del 2000, o sea que no era algo inmediato. Y para que no hubiera dudas el Jet Propulsion Laboratory tiene un satélite a 600 kms de altura monitoreando la estratosfera.

Según Jon Amiel famoso cuenta historias de California y aficionado a la ciencia, los hoyos de la capa de ozono en la antártida fueron creados por un láser de la NASA accidentalmente. Recuerdo a mi profe Alberto Arenas Torres de cuarto de primaria explicándonos sobre la erosión, en las pocas veces que si nos daba clase. En Gutiérez Zamora Veracruz algunas casas todavía indican arriba de los 2 metros el nivel al que llego el agua con las inundaciones por lluvias.


El verano es cada vez mas caliente, y el invierno es cada vez más frío; Mario José Molina-Pasquel Henríquez (con ache) no deja de salir en noticieros, foros y congresos diciendo que ésta nave está hundiéndose, y lo dice con todo conocimiento de causa. Y eso que desde enero de este año la ONU y todos los gobiernos ratificaron el grito en el cielo.

Me descuido un rato y ya se están acabando el mundo. Ya no quiero que se repita lo de Eloxochitlan que se pasaron diciendo que estaba erosionado el camino, que había mucha tala clandestina y nadie hizo nada hasta que no se nos adelantaron treinta y tantas personas.

Si les digo que no pisen el pasto, no es por que nos salga caro ni porque se vea feo ¡Es porque se EROSIONA!



2007/09/11
Imprimir